Adicto mató a su mamá y abuela para robarles; acabó en coma

Actualizado: jun 16

Cd de México (15 junio 2020)

Por: Carlos Jiménez


Usar la tarjeta de crédito de su mamá, confirmó las sospechas que tenía la Policía. Carlos Alvea Padilla, aquel hombre adicto a la cocaína en piedra, era el responsable de amarrar, golpear y asesinar a su madre y a su abuela, en una casa en la Segunda Sección de Prados Coapa, en Tlalpan.

Fue la tarde del jueves cuando las autoridades descubrieron el doble homicidio, el cual quedó registrado en el expediente CI-TLP/TLP-4/UI-3C/D/000132/06-2020.

Clara Raquel Ibarra Sánchez, de 82 años, estaba atada de manos, tirada sobre una cama. Su hija Martha Raquel Padilla Ibarra, de 54, estaba envuelta en cobijas. Tenían al menos cuatro días sin vida.

Mientras policías, peritos, ministerios públicos, y demás personal trabajaba en el lugar del crimen, alguien intentaba retirar dinero de una tarjeta BBVA, propiedad de Martha Raquel.

Ese movimiento bancario fue detectado y llevó a los investigadores hasta la sucursal ubicada en zona de San Pedro Martir. Las cámaras de la zona les permitieron confirmar sus sospechas: el responsable del crimen, era su hijo Carlos Alvea. Y huía en el auto Aveo de su mamá.

Según los testimonios que habían recabado los investigadores, Carlos era un adicto a la cocaína en piedra desde hace años. Esa adicción lo había llevado a robarle dinero a su mamá y a su abuela, para poder pagar sus drogas.

Ellas lo descubrieron robándoles, en cuando menos, tres ocasiones. Pelearon con él, lo corrieron de la casa y finalmente lograron convencerlo de que entrara a una clínica para tratarse.

Sin embargo, el fin de semana pasado, salió de ahí y regresó a su casa donde se encontraban las dos. Ahí las agredió.

Tras el crimen, las autoridades encontraron en la casa diversos papeles con cocaína en piedra. También una lata de cerveza y un bote de Yakult, ambos con ceniza. Todo indica que Carlos, estuvo ahí drogándose después del asesinato.

De la casa se llevó dinero, la tarjeta BBVA y el Aveo azul placas NFG-82-72 de su mamá.

Lo primero que los investigadores comenzaron a rastrear, fue ese auto que tenía calcomanías de Kity y de Mikey Mouse, pegadas junto a las placas.

Fueron a la clínica de las adicciones, pero ahí les revelaron que Carlos ya no regresó.

Esa noche les llegó el reporte clave. La tarjeta de Martha Raquel Padilla fue utilizada durante la tarde en el BBVA de San Pedro Mártir.

Agentes en campo fueron a la zona para buscar cámaras. Y así encontraron una donde ubicaron a Carlos y el Aveo de su mamá.

Durante todo el viernes, el equipo de inteligencia de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) y el C5, peinaron la zona. Sospechaban que había entrado a algún motel a dormir, pero no sabían a cuál.

La mañana del sábado ubicaron el auto estacionado en esa misma zona. Ahí estaba Carlos. Comía en un puesto de tacos de la colonia.

Los agentes fueron por él, pero entonces sacó un arma. Al verse rodeado les apuntó, disparó en una ocasión y después se llevó al arma a la cabeza y se dio un tiro.

Paramédicos del ERUM lo llevaron al hospital Xoco. Hasta la noche de este domingo permanecía grave.

El reporte médico detalla que se encuentra en coma, con un edema cerebral irreversible crítico y con pocas probabilidades de vida. Además, registra sospecha de padecer Covid-19.

Su mamá muerta, su abuela muerta… así está por terminar la adicción a las drogas de Carlos Alvea.




2,868 vistas
Contáctanos

Subscribete

  • White Facebook Icon

© 2019 @ C4 NOTICIAS MX