La Unión apalea, encañona y roba a universitarios en bar del Pedregal

Carlos JIménez


A Diego le pisaron la cara de tal forma que acabó con la nariz y un pómulo destrozados. A Rodrigo le deformaron el rostro a golpes. Santiago apenas podía abrir el ojo izquierdo… pero la agresión no acabó ahí. A los tres los sacaron de un antro en el Pedregal, los llevaron al estacionamiento del lugar y ahí los hincaron, les pusieron el cañón de una pistola dentro la boca y amenazaron con matarlos.

Sucedió este fin de semana en el Bar 27, ubicado en la alcaldía Álvaro Obregón. Y, de acuerdo con lo relatado por testigos, quienes golpearon a los jóvenes de 22 y 24 años de edad, fueron miembros de La Unión, apoyados por el personal de seguridad del Centro Nocturno.

En ese lugar suelen reunirse dos cabecillas del grupo delictivo. Se trata de Edgar Alan Robles Amaya, conocido como Bengala, y Hugo Mitzuru Hernández, a quien todos llaman Mitzuru, son ellos quienes controlan la venta de droga en la zona.

Siempre son custodiados por los guardias del lugar, y suelen estar acompañados de sujetos que los cuidan o les sirven. Algunos identificados con apodos como El Capu, El Güero, El Pollo y El Baruch.

Testigos que estuvieron en el Bar 27, relataron a C4NoticiasMx lo sucedido la madrugada de este domingo.

Contaron que todo comenzó cuando el grupo de universitarios y unas amigas, se encontraban en la barra bebiendo y bailando. De pronto los miembros de La Unión comenzaron a molestar a una de ellas.

“Los de La Unión empezaron a jalarla, abrazarla, tocarla y robarle besos. Y los de seguridad no hacían nada; entonces uno de los chavos se puso entre su amiga y el tipo ese para que ya no la molestaran. Pero ahí hubo un empujón y fue cuando empezó toda la pelea”, relató uno de los jóvenes que estaba en el lugar.

Fue entonces que intervino el personal del lugar. Algunos jóvenes quisieron grabar lo que pasaba, pero los meseros les impidieron hacerlo. Así se aprecia en uno de los videos donde una trabajadora le grita a una joven “¡no grabes, no grabes!”, y luego levanta la mano para bajarle el teléfono.

Quienes estaban ahí, aseguran que los guardias que intervinieron apoyaron en todo momento a los integrantes de La Unión.

“Según iban a separarlos, pero la verdad es que les pegaron a los chavos, los patearon en el piso, lo pisaron, y luego los sacaron por una puerta que da al estacionamiento, es una puerta que solo usan sus invitados especiales o los socios o dueños, para no entrar por donde pasan todos”, contó otro joven.

Diego, Rodrigo y Santiago, fueron llevados a ese estacionamiento. Por algún tiempo sus amigos no supieron donde estaban. Pensaron que los habían sacado del lugar y les llamaron por teléfono, pero no los localizaron.

Ahí, en el estacionamiento, aseguraron, los miembros de La Unión los encañonaron. Hicieron que se hincaran, les pusieron el cañón de la pistola dentro de la boca y les dijeron que iban a matarlos. Que el lugar era de ellos y que ahí “La empresa mandaba”.

Les quitaron los teléfonos, dinero, y un Audi A4 que, aparentemente, abandonaron en los alrededores del lugar. En un momento, les dijeron: “tienen diez segundos para largarse o se los carga la ver…”.

Los amigos de los jóvenes dicen que fue una hora las que estuvieron desaparecidos. Cuando los hallaron estaban sangrando, golpeados, aturdidos…

Anoche Santiago y Rodrigo se mostraron en fotografías. A Rodrigo le deformaron el rostro a golpes. Santiago apenas podía abrir el ojo izquierdo…

Ayer, el Bar 27 emitió un comunicado en el que aseguró que su equipo de seguridad actuó conforme a los “protocolos”. Según ellos no sabían quiénes participaron en la gresca, y tampoco el motivo de ésta.

Aseguraron que en sus videos se aprecia que todo comenzó por un empujón, y que su equipo de seguridad intervino para sacar a todos los que peleaban por la puerta más cercana, pero que de inmediato regresaron a sus labores.

Hasta anoche, no había ninguna persona detenida por las agresiones.

De Bengala y de Mitzuru, se sabe que suelen reunirse en los bares y centros nocturnos de la ciudad. Nunca pagan cuentas y siempre son cuidados por el personal del lugar. En el Bar 27 tienen a sus distribuidores de drogas, cobran pagos semanales por extorsión y por eso, los protege el personal del antro.



**Los rostros, apellidos y demás datos de los jóvenes agredidos son protegidos por su seguridad**








25,268 vistas
Contáctanos

Subscribete

  • White Facebook Icon

© 2019 @ C4 NOTICIAS MX