Las “presiones” en la Fiscalía de la CDMX

Por Carlos Jiménez





Muy mal tino el que han tenido en la Fiscalía de Justicia que encabeza Ernestina Godoy para elegir a la persona encargada de investigar los delitos sexuales en la Ciudad de México. Resulta que Susele Deyanira Ortega, nombrada apenas hace un mes titular del área, ya no quiere el cargo. De hecho, hace una semana que no va a trabajar. Cuentan que las presiones y la mala forma de dirigir de su jefa directa, la Coordinadora General de Investigación de Delitos de Género y Atención a Víctimas, Nelly Montealegre Díaz, han mermado en muy poco tiempo su estado de salud. Es la segunda Fiscal de delitos Sexuales que ocupa el cargo durante esta administración. A la anterior, María Concepción Prado, la acabaron corriendo. Habrá que ver si Nelly Montealegre convence de alguna forma a Susele Deyanira Ortega para que no le deje tirada la chamba y la exhiba en su falta de liderazgo. Aunque la realidad es que, por el bien de las dos, y sobre todo de quienes sufren algún tipo de violencia sexual en la Ciudad, ya no debería regresar.

Midiendo con distinta vara


Dónde no se ve ningún cambio, es en la Fiscalía para Robo de Vehículos que encabeza René Aguilar Acosta. Si escribimos su nombre en el buscador de Google, la noticia que más se repite sobre él es lo único que ha resaltado desde su llegada al cargo: la noche en que le prestó a sus hijos —uno de ellos menor de edad— una patrulla de la Fiscalía y a un agente de la Policía de Investigación para que los llevara de a emborracharse a un antro. El caso quedó registrado en el expediente CI-FAO/AO4/ UI/1SD/1920/04-2019, pero al Fiscal nadie lo investigó por el mal uso que hizo con los recursos de la institución. Apenas hace una semana, un comandante y un agente de la PDI, fueron detenidos y encarcelados por llevarse una patrulla a casa y emborracharse en ella. La orden que dio el jefe de la Policía, Francisco Almazán Barocio, fue no tolerarlos. Mano dura de inmediato. Pero en el caso del Fiscal, parece que todo se olvidó… la mano fue para sobarlo.

De reos y custodios


De los traslados ejecutados recientemente en las cárceles que dirige Hazael Ruiz, hubo uno que pasó desapercibido. El del Rubén García Noguez alias El Bebé. Se trata del preso que controlaba la venta de drogas, el manejo de las extorsiones, el ingreso del alcohol y demás situaciones ilegales en la cárcel de más seguridad, el “Módulo Diamante”. Las autoridades saben que lo hacía con el aval y tras el pago de una cuota semanal al Comandante de Apoyo “Adán”. Ese mando era quien le permitía hacer y deshacer dentro del penal capitalino. Para El Bebé, el penal era como su casa. tenía teléfono, televisión, microondas, una tableta… ahora que se lo llevaron, la investigación contra El Comandante Adán, va avanzando.

2,224 vistas
Contáctanos

Subscribete

  • White Facebook Icon

© 2019 @ C4 NOTICIAS MX