“Mario ya descansa en paz”

27 julio 2020 Por: Carlos Jiménez

Tras insistir casi una semana, y enfrentarse a la negativa de algunas autoridades del Forense de la Ciudad de México, los vecinos de la Colonia Narvarte finalmente lograron recuperar el cuerpo de Mario Mendoza Salazar, aquel hombre que vivió y murió en la calle, pero al que ellos no querían dejar en la fosa común. Este fin de semana los vecinos que juntaron dinero, y su ex esposa cremaron su cuerpo. Sus cenizas están ya en una pequeña urna de madera que le compraron. “Siempre fue muy atento, muy honesto. Nosotros lo ayudábamos le dábamos trabajo y lo apoyábamos. Merecía después de tanto tiempo descansar en paz…. Mario ya descasa en paz”, dice uno de los vecinos que lo conoció. El viernes, C4NoticiasMx dio a conocer la historia de Mario. Los vecinos de la colonia Narvarte lo llamaban Pájaro. A cambio de algunas monedas, les hacía trabajos o los mandados que le encargaban. Vivía y dormía en las bancas de algún parque muy cerca del metro Etiopia, en la alcaldía Benito Juárez… y ahí en la calle murió. Esos vecinos que en alguna ocasión le dieron trabajo, dinero o comida, no querían que terminara en una fosa común. Por eso, desde el día del fallecimiento, el pasado 16 de julio, reunieron dinero entre todos. Buscaron papeles para identificarlo, hallaron a su ex esposa e hicieron todos los trámites necesarios para que se los entregaran las autoridades. Sin embargo, acusaron: el personal del Instituto de Ciencias Forenses (INCIFO) que depende del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad (TSJCDMX) no se los quería dar. “Quieren mandarlo a la fosa común aun cuando le dijimos que por razones humanitarias hacíamos esto. Les dijimos que no era justo que una persona solo por vivir en la calle, y aun teniendo alguien que se haga responsable, no lo dejen descansar en paz”, contó Alan, uno de los vecinos que busca que el hombre no termine en una fosa común. Los vecinos aseguraban que en el INCIFO los llenaron de pretextos para negarles la entrega del cuerpo. Incluso les dijeron que el hombre murió de Covid-19 y por eso no había forma de liberarlo. Todo fue mentira. Tras darse a conocer la historia, el personal del Tribunal se comunicó con ellos. Y les pidió que se presentaran para realizar los trámites necesarios. Alan y la ex esposa de Mario acudieron con los mismos documentos que ya habían entregado. Esos con los que los rechazaron. Sin embargo, la respuesta ya no fue la misma. Ahora sí los atendieron y en una hora les permitieron llevarse el cuerpo. El mismo viernes por la tarde pudieron llevarse a Mario. Y el fin de semana lo cremaron.



Contáctanos

Subscribete

  • White Facebook Icon

© 2019 @ C4 NOTICIAS MX