Revelan rostros de “goteros” de bares y Grindr


Cd de México (23 junio 2020)

Carlos Jiménez


Son miembros de una familia. Están encabezados por un ex reo. Buscaban a sus víctimas en bares gay de la Zona Rosa y la Condesa, pero durante esta pandemia decidieron incursionar en Grindr. Siempre operan de la misma manera: fingen estar interesados en salir con algún hombre, lo “ligan”, lo convencen de ir a su casa y ahí lo drogan para robarlo.

Se trata de una banda integrada por, cuando menos, siete hombres que viven en la alcaldía Iztacalco y que, desde ahí, buscan a quiénes engañar para atracar.

C4NoticiasMx obtuvo información sobre estos sujetos. Según los reportes, su líder se llama Pablo César Sánchez Barrios, lo apodan El Chompi y aparentemente ha cometido este tipo de robos en Puebla y la CDMX.

Apenas el pasado 31 de diciembre tuvo un enfrentamiento a tiros afuera de un domicilio en el que vivían en la colonia Agrícola Oriental.

Junto con él operan Cristopher Sánchez, a quien llaman antisocial; Ricardo Juárez Barrios alias El Chato; Miguel Ángel Sánchez, El Pandi; Manuel Sánchez, el Toch; Ángel Sánchez, El Andy.

En el mismo grupo hay un hombre que asegura haber formado parte de las filas de la Policía Federal. Se llama Carlos Sánchez y le dicen El Bongo.

Los reportes obtenidos indican que buscan a hombres solitarios. Uno de ellos es quien “liga” a la víctima y la convence de ir a su domicilio. Sus cómplices lo siguen y esperan cerca de las casas.

Mientras ellos están afuera, el que entró, convence a la víctima de ingerir alguna bebida para poder drogarlo. Una vez que lo duerme, llama por teléfono al resto de la banda para que se acerquen en un vehículo y lo ayuden a salir con lo robado.

Uno de los casos en los que aparentemente están involucrados sucedió apenas en mayo pasado en la colonia Moctezuma, de la alcaldía Venustiano Carranza. A su víctima le robaron dinero, un teléfono, alhajas e incluso una camioneta BMW.

La persona a la que embaucaron fue Ricardo. Por medio de Grindr, él ubicó a un joven que decía llamarse Noé Kuri, y lo invitó a una cita a su casa.

Sin embargo, cuando Noé llegó, llevaba una botella de vodka. Unos tragos de esas bebidas hicieron que Ricardo perdiera el conocimiento. Para cuando despertó al día siguiente, apenas podía coordinar su cuerpo. Su cita había escapado, y a él ya lo habían atracado.


Contáctanos

Subscribete

  • White Facebook Icon

© 2019 @ C4 NOTICIAS MX